Mermelada, un alimento muy saludable

La mermelada es una conserva de fruta cocida en azúcar. El origen de esta mezcla se debe los ancestrales métodos de conservación de las frutas. Los griegos de la antigüedad ya cocían membrillos en miel, según se recoge en el libro de cocina del romano Apicio.

Ingredientes y elaboración

La proporción de fruta y azúcar varía en función del tipo de mermelada y de la maduración de la fruta, pero el punto de partida habitual es cocer fruta en la misma cantidad en peso que de azúcar. Cuando esta mezcla alcanza los 104 °C, el ácido y la pectina de la fruta reaccionan con el azúcar y, al enfriarse, la mezcla se solidifica. Para esto es importante que la fruta contenga pectina. Algunas frutas con gran cantidad de pectina son: las manzanas, los membrillos, los cítricos, y numerosas frutas del bosque, exceptuando las fresas y las zarzamoras, por ejemplo. Para poder elaborar mermelada de estas últimas frutas se añade otra fruta con abundante pectina al dos por ciento (manzanas o jugo de limón, por ejemplo), y un buen truco sería añadir pipas de manzana, naranja o limones, que luego podemos quitar, pues en ellos hay gran cantidad de pectina.

Tosta de Foie Fresco con Frambuesa. Restaurante Becerrita Sevilla

Experiencia Compartida en Restaurante Becerrita. Del 20 de Septiembre al 14 de Octubre en Sevilla

  En nuestra nueva temporada, queremos llegar a ti, enamorarte…Hemos pensado en 25 experiencias donde compartir y disfrutar de todos nuestros servicios, siempre con la satisfacción de haceros más felices.   Comedores privados Servicio de aparcamiento Restaurante Becerrita C/ Recaredo, 9 (Puerta Carmona) 954 412 057 becerrita.com   25 RAZONES PARA AMAR BECERRITA 25 SUGERENCIAS…

Paella de pescado y marisco de Becerrita


Ingredientes:
– Caldo de marisco y pescado
– Infusión de hebras de azafrán (se hace al baño María durante 12 horas con aprox. 6-8 gramos de hebras de azafrán tostadas por cada litro de agua)
– Berberechos
– Gambas
– Rape y Anillas de calamar para decorar
– Arroz Bomba
– Ajo
– Guisantes
– Limón
– Tomate frito casero
– Calamar Picado
– Rape Picado
– Pimiento rojo
– Aceite

Unas experiencias inolvidables

Comer es un placer, comer en Sevilla una bendición, pero por qué conformarse sólo con una experiencia gastronómica cuando, al mismo tiempo, se pueden disfrutar de otras que convierten la mesa en el preludio de un gran día o en el epílogo de una jornada realmente inolvidable. Por qué tener que echar mano de la calculadora para adivinar lo que nos costará un grato almuerzo en familia o una hermosa cena en pareja si se puede saber al instante escogiendo un menú equilibrado y de lo más apetitoso con precio cerrado, sin sorpresas.

En el Restaurante Becerrita hay algo más que una gran cocina, hay voluntad de servicio al cliente y por eso ha creado sus Experiencias, un modelo de creatividad que conjuga divertimento y placer gastronómico al alcance de todos. Desde un espectáculo flamenco que complemente un gran almuerzo a una partida de golf que nos abra el apetito para una suculenta comida, de un recorrido por las mejores tapas de la restauración en Sevilla a una dominical paella de pescado y mariscos para toda la familia, de una jornada desde de lo más taurina desde el museo al mantel a una cena íntima de las que sacian al espíritu.

EXPERIENCIA FLAMENCO BY BECERRITA

Comer bien y estar de lujo

La Giralda de Sevilla

El turismo gastronómico gana adeptos en estos tiempos. Ya no se trata sólo de conocer los monumentos de las ciudades, sus lugares pintorescos, las joyas que guardan sus museos, sino que el visitante quiere homenajear a su vista, sí, pero también a su gusto y por eso busca experiencias culinarias que le sean gratificantes y queden grabadas en su memoria.

Comer en Sevilla se convierte así no es un hecho fisiológico imprescindible para quienes nos visitan sino que para muchas personas resulta un acontecimiento especial que  enriquecerá su cultura, porque en los fogones también hay mucho ADN de la ciudades en las que vivimos. El Restaurante Becerrita tiene bien ganada fama de conciliar tradición y vanguardismo, de haber buceado en el recetario andaluz desde los tiempos de los árabes pero no tener remilgos para afrontar un plato acorde con los nuevos tiempos. Y eso lo saben quienes visitan Sevilla.